Se encuentra usted aquíForo / General / LA PEQUEÑA HISTORIA DE UN BUCHÓN

LA PEQUEÑA HISTORIA DE UN BUCHÓN


1 envío / 0 nuevos
juan reboso
Imagen de juan reboso
LA PEQUEÑA HISTORIA DE UN BUCHÓN

Nunca he tenido buchones y nunca he sentido atracción alguna por ellos, pese a que varios de mis amigos los han tenido y los tienen e incluso, algunos amigos colombófilos los tienen con sus mensajeras.

No es mi caso. Nunca me gustaron, ni jamás entendí la columbicultura, pese al entusiasmo con la que me hablaban de ella quienes la practicaban.

Recientemente, hace unos veinte días, aproximadamente, apareció un buchón, azul pintado de azul, verde y violeta o colores similares, por las inmediaciones de mi palomar.

Se posaba cerca del mismo y observaba como, de vez en cuando, bajaba hasta el palomar a picotear algunos de los granes que siempre se caen al suelo, pero pese a que siempre tengo una de las trampillas de uno de los palomares vacío, abierta, nunca entró en él.

Me dio pena y le puse tres cuencos en el muro frente a los palomares, uno con comida, otro con agua y otro con grit y así, llegó el momento que, aun estando yo fuera del palomar, bajaba a comer y pasados unos días, en cuanto me veía se acercaba a mí a poco menos de dos metros.

Observé que tenía dos anillas y supuse que una de ellas sería de nombre, por lo que, esperaba cogerlo para ponerme en contacto con el dueño.

Pero pasaban los días y no había forma de poderlo coger, ya que ni entraba en el palomar ni se acercaba lo suficiente para ello.

Así hace dos o tres días, cuando estaba destetando un pichón y lo tenía en la mano, el buchón se acercó a mí y, como si fuera un gatito, lo cogí sin dificultad alguna.

Efectivamente, una de las anillas era de nombre y aparecían dos números de móviles, para cuya lectura hube de utilizar una lupa por ser con números de poco tamaño.

Puesto en contacto con el dueño, resultó ser un columbicultor de Murcia que, según me contó, le regalaba buchones a un amigo en Tenerife.

Puesto en contacto con esta persona en Tenerife, resultó vivir cerca de la tienda de La Natural en La Laguna que, por circunstancias que no vienen al caso, al parecer tan solo abre los sábados.

He quedado con el dueño en cuidarlo y llevárselo en cuanto que la situación del coronavirus lo permita.

La historia tiene otros pequeños recovecos, pero como sería muy largo contarla al completo, la he acortado en la medida de lo posible exponiendo lo que, a mi juicio, es lo más relevante.

Y ya sé que me va a costar desprenderme de él, porque ahora, en un casetón, en cuanto me ve se acerca arrullándome como si me dijera "te quiero". Me dará mucha pena el día que ya no esté en casa, pero ni antes, ni ahora, ni nunca, me quedaré con lo que no es mío, sea paloma, sea buchón o sea lo que sea.

Pero el buchón azul me ha enseñado a querer a estas aves.

juan reboso.

view counter

Última imagen

Jordania

Imagen aleatoria

Agradecimiento a los chicos de Alcalá

Encuesta

¿Como colombófilo, qué especialidad en viajes le gusta mas?
Velocidad
7%
Velocidad y Medio Fondo
14%
Fondo y Medio Fondo
47%
Todas
26%
Ninguna, con viajar palomas me conformo
7%
Total de votos: 184