Se encuentra usted aquíForo / General / LAS BASES PARA UNA BUENA CAMPAÑA

LAS BASES PARA UNA BUENA CAMPAÑA


1 envío / 0 nuevos
juan reboso
Imagen de juan reboso
LAS BASES PARA UNA BUENA CAMPAÑA

A partir de disponer de un palomar que reúna las condiciones exigidas para que las palomas gocen de un buen estado de salud y bienestar, disponer de buenas palomas y tener unos conocimientos mínimos para competir, a continuación expongo lo que, a mi juicio, es necesario para tener una buena o al menos una aceptable competición.

Hay que tener en cuenta que, aunque un pichón puede volar muchas horas e incluso, en ocasiones ganar concursos, son las adultas, palomas entre los tres y los cinco años, las de mayor rendimiento y garantía. Y algo de vital importancia, las palomas no deben someterse a un excesivo esfuerzo, más allá del que hagan a voluntad, hasta que NO CONCLUYA LA MUDA.

1. UN BUEN ENTRENAMIENTO. Los entrenamientos son necesarios para generar RESIDENCIA (vuelos en el palomar) y VELOCIDAD (vuelos en tierra) Es necesario establecer los vuelos forzados en el palomar como fórmula de desarrollo de la resistencia, fortaleza muscular y desarrollo adecuado de los diferentes órganos de la paloma. Un entrenamiento que debe iniciarse y mantenerse, incrementando de forma paulatina el tiempo de vuelo SIN QUE NUNCA LAS PALOMAS LLEGUEN A UN LÍMITE DE AGOTAMIENTO. Y una vez se haya obtenido el tiempo adecuado de vuelo en torno al palomar, ha de comenzar el vuelo en tierra alejándose del palomar de forma progresiva, repitiendo las sueltas hasta lograr la llegada masiva de las palomas al palomar. Estos vuelos, para generar resistencia y velocidad, son complementarios y no excluyentes.

2. SISTEMA. Es muy importante establecer un sistema en el palomar y el que las palomas se adapten al mismo. Cualquier sistema razonable es mejor que el que no exista alguno. Además cada colombófilo debe introducir todas las variables que estime oportunas o le den resultado, dentro de los sistemas clásicos de viudez, semiviudez, natural o saltadero, con o sin separación de sexos. Y cuando un sistema dé resultados satisfactorios se debe perseverar en él. Y sea cual sea el sistema, se ha de observar y tomar nota (no fiarse de la memoria), del comportamiento de cada paloma o pareja en cuanto a la mejor “posición” y comportamientos, tanto en el palomar, como en la propia competición.

Se entiende que, dentro del sistema, ha de contemplarse los mismos tiempos y espacios horarios en cuanto a entrenamientos, alimentación, baño y cualquier otra actividad con las palomas. Las palomas han de adaptarse a una rutina.

3. LA ALIMENTACIÓN. La alimentación de las palomas debe ser la adecuada, tanto en cuanto a la calidad, la diversidad y el equilibrio, como a la cantidad, que debe corresponderse con el mayor o menor esfuerzo que han de realizar o realicen las palomas, bien en los entrenamientos o bien en los vuelos de competición, ya sean de velocidad, de medio fondo o de fondo. Una adecuada alimentación es fundamental para que las palomas puedan rendir debidamente.

Sobre este tema hay infinidad de teorías y comportamientos y así, mientras unos llevan un sistema “espartano”, de administrar las cantidades mínimas imprescindibles, otros en cambio, en sentido radicalmente opuesto, mantienen comida permanentemente en los comederos. Y es el caso que ambos métodos pueden funcionar si se lleva a cabo de forma racional, tanto en cuanto a variar las cantidades según necesidades, como al ejercicio físico necesario para que el exceso de comida no sea un impedimento que incida negativamente en el peso de la paloma.

4. LA OBSERVACIÓN. Es de vital importancia el que el colombófilo conozca a todas y cada una de sus palomas. Cuando las palomas han de mandarse a concurso, no se pueden elegir de forma aleatoria o caprichosa. Se debe hacer desde el conocimiento adquirido por el comportamiento en los vuelos, la posición, la genética, el comportamiento dentro del palomar, las señales físicas, el tiempo de entrada en el palomar, la situación en el punto de reposo, el nivel de fatiga en las sueltas anteriores, acceso a la comida y al agua, calidad de los excrementos, la temperatura de las patas, el estado de las remeras y timoneras, expresión de los ojos, el peso, etc. etc.

5. MEDICACIÓN Y COMPLEMENTOS. Desde que se le hace participar a las palomas en la competición, aparte de los cereales, las leguminosas y oleaginosas, que en cada caso y proporción corresponda, que puedan aportar hidratos de carbono, proteínas y grasas, así como algunas vitaminas y minerales, es necesario aportar algunos complementos que mantengan a las palomas en la forma adecuada, aporten resistencia y eviten una posible debilidad o agotamiento. La administración de estos complementos ha de hacerse con la debida información y prudencia, ya que no todo resulta beneficioso. Así, por ejemplo, un exceso de vitaminas, especialmente las liposolubles, puede acarrear consecuencias negativas. Y un uso indebido de antibióticos podría generar resistencias o también incidir negativamente en la flora intestinal que debería corregirse administrándoles algún probiótico.

Nunca hay que olvidar que si las palomas no gozan de buena salud, no pueden hacer una buena campaña y que, entre otras posibles, existen dos enfermedades recurrentes, afecciones en las vías respiratorias y tricomonas, que inciden negativamente en la resistencia de las palomas y que, desgraciadamente, aunque en el palomar tengan las mejores condiciones, no siempre sucede lo mismo en las cestas de viaje que comparten con palomas cuya salud no siempre es la mejor y los bebederos, comederos y excrementos, son excelentes vías de contagio.

6. DOS ELEMENTOS IMPORTANTES. Agua y sol. Semanalmente y siempre que el tiempo lo permita, se ha de procurar el baño a las palomas y que disfruten del sol. Con el baño, las palomas se desestresan, limpian y dan forma a las plumas, eliminan el exceso de polvo, el sol hace que la paloma pueda asimilar la vitamina D, posibilita la correcta disposición de las plumas y estimula el uso de la glándula uropigea para usar el aceite que segrega esta glándula para impermeabilizar el plumaje.

NOTA. Aunque el contenido de este comentario lo he hecho con la mayor objetividad y honestidad posible, desde el conocimiento documental, tanto científico como teórico y especulativo y experiencias propias y ajenas, no deja de ser mi opinión personal que, como todo lo relacionado con nuestras palomas, puede y debe ser cuestionable.

juan reboso